octubre 20, 2011

Instala el escritorio XFCE4 en Ubuntu 11.10 (sin morir en el intento)


¿Qué? ¿Cómo? ¿GNOME3 te decepciona, tienes las agallas de no arrodillarte ante KDE y Unity tampoco es lo tuyo pero eres fiel a Ubuntu? Bueno, existe Xubuntu basado en el escritorio XFCE4.

¿Mucha broma tener que descargar nuevamente la distro, y más con la conexión tan pobre que tienes? Descarga solamente el escritorio, pero existen dos opciones: descargar xubuntu-desktop o descargar solamente xfce4.


Yo opté por descargar xfce4.

Aunque prácticamente viene siendo lo mismo, Xubuntu modifica algunos elementos del tema de arranque y finalización de sesión (y no es muy simpático que digamos).

¿Por qué probar XFCE4? Si bien es cierto, la reciente versión en parte es compatible con librerías GTK+/GTK 3, y comparado con el otro escritorio ligero LXDE, ofrece muchas más opciones para la personalización del sistema... es como volver a los viejos tiempos de GTK+, antes de la llegada de Ubuntu 11.10 con GTK 3/GNOME3.

La manía de darle clic con el botón derecho sobre algún panel y ver más allá de un simple Acerca de, retocar docks y todo eso, conservando el mismo sistema actualizado, resultará atractivo para los más "clásicos", que sabiendo la existencia de este escritorio, aun no lo han probado por equis razón.


Preparando los dispositivos e instalación de XFCE4

Si ya tienes tu sistema (Ubuntu 11.10; también aplica para otras versiones) instalado, lo mismo de siempre: la respectiva copia de seguridad para información sensible.

El proceso de instalación en sí no requiere de mucho esfuerzo: solo busca el metapaquete xfce4 en el Ubuntu Software Centre o desde la terminal escribes el comando:
sudo apt-get install xfce4
Esperas unos minutos (todo depende de la velocidad de conexión, casi 50 MB), reinicias (o cierra la sesión) y en el selector de escritorio (en el login) escoges Sesión XFCE.


Aplicaciones para XFCE4

Esta es una opción: podemos asociar nuestra sesión actual (escritorio GNOME3/GNOME-Shell/Unity) con el escritorio XFCE4 (en mi caso) o bien crear una cuenta de usuario nueva exclusivamente para dicho entorno (que es lo que muchos recomiendan para no entorpecer nuestra configuración con el escritorio de GNOME... sin embargo, existen algunos "truquitos" al respecto, sobre todo para el inicio de aplicaciones al arrancar el sistema).

XFCE4 por defecto instala algunas aplicaciones propias de su entorno, pero que igualmente pueden correr bajo GNOME sin mayores inconvenientes, entre ellas las aplicaciones ofimáticas Abiword, Gnumeric, el calendario Orage... así como también (el extrañable) Gestor de Paquetes Synaptic. Demás decir, si queremos o no tenerlas instaladas, cuestión de cada quien. Para todo lo demás, no hay muchas diferencias.

Si crees que el cliente Gwibber se vuelve pesado en algunos momentos bajo XFCE, puedes probar la versión en desarrollo de Turpial, que trabaja muy bien y actualmente posee los permisos para acceder a los mensajes privados. De hecho, desinstalé Gwibber y me quedé con Turpial.


Personalizando nuestro escritorio XFCE4 en Ubuntu 11.10

Apariencia y Gestor de Ventanas de XFCE4
Ahora vamos a lo que a muchos les interesa, la personalización de nuestro Ubuntu 11.10 bajo entorno XFCE4. Entre gustos y colores, hay tantos temas horribles como chéveres por defecto, aparte de los que pueda reconocer que tenemos instalado bajo el entorno GNOME.

El nivel de personalización es muy similar al viejo GNOME 2x, con muchas opciones, a pesar de ser un escritorio bastante ligero. Simplemente desde el menú Configuración, podemos buscar las opciones de:
  • Apariencia: para el cambio de tema general, iconos, tipografías del sistema y otras configuraciones.
  • Gestor de Ventanas: decorador de ventanas, atajos de teclados, foco y otras opciones avanzadas.
  • Ajustes del Gestor de Ventanas: más opciones avanzadas, incluyendo un compositor de efectos (algo básico comparado con Compiz; más adelante unas notas al respecto).
  • Ratón: donde establecemos el comportamiento y el tema de cursores, entre otros.
Los temas/decoradores de ventana, fuentes e iconos/cursores los podemos guardar en las acostumbradas carpetas /.themes, /.fonts e /.icons de nuestro carpeta de usuario, o bien las que están ubicadas en /share. Con respecto a los cursores, de presentarse el problema de visualización en algunas aplicaciones (gracias GTK), podemos aplicar el mismo procedimiento (si no lo hicimos) explicado en el post de la instalación de Ubuntu.


Ubuntu 11.10 Oneiric Ocelot bajo XFCE4 personalizado
Al igual que en versiones previas de GNOME, contamos con unos paneles personalizables (y sustituíbles).

Podemos, por ejemplo, eliminar el panel inferior y sustituírlo por un dock, como Glx-Dock, con todo y efectos especiales (nos preguntará la primera vez si los queremos habilitar; no nos preocupemos porque se vaya a ejecutar automáticamente si iniciamos sesión bajo GNOME, más adelante en este mismo post veremos cómo evitar esto).

Cardapio reemplza el menú principal en XFCE4
Después de Ubuntu 11.04, con la llegada de Unity, quizás nos hemos olvidado lo que era alterar los elementos del panel y alternar el menú principal con otro que fuese más flexible y práctico. En XFCE4 podemos instalar Cardapio, un elemento para paneles GTK+ (que también puede usarse como lanzador independiente) que sustituye perfectamente el menú principal de aplicaciones (no es el único, también se puede instalar el menú principal de Linux Mint, como lo vimos hace un tiempo atrás). El procedimiento de instalación es sumamente sencillo, simplemente escribimos en terminal:
sudo add-apt-repository ppa:cardapio-team/unstable && sudo apt-get update && sudo apt-get install cardapio
A diferencia de aquella versión para Ubuntu en GTK 2, que aparecía automáticamente entre los applets para el panel, acá hay que hacer algo distinto (pero también fácil): abrimos la carpeta /usr/share/applications y arrastramos el icono de Cardapio hacia el panel (recuerda quitar del panel el menú predeterminado) y listo (modificar opciones al gusto de cada quien, incluso el icono o simplemente que aparezca la etiqueta del mismo).

Global Menu en XFCE4
Y si nos acostumbramos (y le agarramos cariño) al menú global (a lo Mac OS X y que desató tanta polémica desde su introducción en Ubuntu 11.04, así como los botones de las ventanas hacia la izquierda), XFCE4 ya cuenta con un plugin para su panel (y trabaja muy bien). Para ello:
  • Instalamos las dependencias:
    apt://indicator-appmenu,appmenu-gtk,appmenu-qt
  • Descargamos e instalamos propiamente el plugin
    http://ubuntuone.com/0TaQXo8rXjqcYhZrZv49wy
  • E instalamos plugins extras para aplicaciones como Firefox y Thunderbird (Ubuntu 11.10 ya las tiene por defecto)
    http://ubuntuone.com/0TaQXo8rXjqcYhZrZv49wy

Indicator Appmenu Plugin: el "menú global" en XFCE4
Finalizado el proceso de instalación, procedemos añadir el plugin en el panel superior de nuestro escritorio XFCE, haciendo un clic con el botón derecho, luego a Panel > Añadir nuevos elementos y buscamos Indicator Appmenu Plugin.


Algunas notas a considerar
  • Compiz funciona en XFCE4 pero... pero si lo activamos, se desactiva el gestor de ventanas por defecto de XFCE y considera el que tenemos activado en ese momento en nuestra sesión bajo GNOME. Técnicamente se puede (en otras distros) instalar el gestor Emerald, pero en el caso de Ubuntu, por cuestiones de Unity y GNOME3, el paquete fue eliminado de los repositorios de Canonical. Así que efectos de Compiz, hay, pero no hay (o no hay pero sí hay bajo ciertas limitantes).
  • Para evitar el arranque automático de aplicaciones de XFCE en GNOME (y viceversa), por ejemplo si instalamos Glx-Dock y no queremos que se inicie en la sesión normal de Ubuntu, podemos editar el acceso directo que se encuentra ubicado en el directorio /.config/autostart, dentro de nuestra carpeta personal. A dicho archivo le añadimos la línea OnlyShowIn=GNOME (en este caso; dependiendo de nuestras necesidades, podemos sustituír el GNOME por KDE o XFCE). Guardamos y podemos comprobar, entrando en cualquier otro escritorio que tengamos instalado, que efectivamente Glx-Dock (o la aplicación a la que estamos impidiendo se ejecute automáticamente) ya no lo esté haciendo. 
  • XFCE4 tiene deshabilitado el atajo del teclado para realizar capturas de pantallas, por lo que si es mucho el proceso para ir al menú de Aplicaciones y seleccionar Captura de pantalla, pues añadimos el comando xfc4-screenshooter y le asignamos el atajo (presionando la tecla deseada) desde el menú Configuración > Teclado y luego la pestaña Atajos de aplicación

¿Veredicto?

Todo depende de nuestras necesidades, y cómo podemos ver a XFCE, como una alternativa más para aprovechamiento de las versiones recientes de Ubuntu (o de cualquier otra distro), consumiendo bajos recursos del sistema y con un nivel de personalización mucho más que apropiado (relativamente más fácil, teniendo casi todo integrado).

“Sin Compiz no habrá paraíso”, pero al momento de trabajar de verdad, ya eso pasa hacia otro plano (o mientras, esperar una solución más flexible que no entorpezca, si es nuestra intención, conservar ambos escritorios).

Si queremos echar todo para atrás: sudo apt-get remove xfce4 y desde el Software Centre de Ubuntu, buscamos las aplicaciones que quedaron sin desinstalar (por lo general, relacionadas con xfce, pero sería bueno tener anotada en algún lugar la fecha y hora de los cambios efectuados para evitar eliminar aplicaciones por error).



(fuentes consultadas: MachGeek, OMG! Ubuntu!sudoBits; página oficial de Ubuntu; toma el Ubuntu Tour; página oficial de XFCE)