julio 11, 2009

¿Ubuntu es una “amenaza comercial” para Venezuela?

El paquete de Ubuntu, enviado por Canonical, dónde especifican la gratuitidad del contenido y que no representa lucro alguno. Es software libre.

No hallé como denominar este post, simplemente porque tanto éste como las circunstancias que lo originaron son tan, increíbles y “fantasiosas”. Pero es la verdad. Más o menos así percibo el “tupé” que tienen ciertos funcionarios públicos (sobre todo, algunos que laboran en el sistema tributario venezolano, el “mal querido” SENIAT).

En mi caso, hace unos meses atrás, específicamente cuando retiré los CDs de Ubuntu 8.04, por primera vez se retrasaron casi 3 meses en, por lo menos, enviarme notificación alguna, tal cuál como sucedió (siempre recibía mis CDs exactamente a las 6 semanas a las puertas de mi casa), pero en esa oportunidad, fue una notificación para ir a las oficinas de IPOSTEL (el servicio de correos nacional de Venezuela). La primera “excusa” (la del cartero, que ya era conocido “de la familia”, pues es el que hace los repartos por mi zona desde hace bastante tiempo), fue, que desde ese momento, sólo iban a enviar documentos a puerta, y los paquetes eran por oficina estrictamente. Ok, perfecto, al día siguiente “me tomé la molestia” de ir hasta la sede de IPOSTEL (casi al mediodía para no hacer cola) y la señora que me atiende (dicho de buena manera), tardó algo ubicando mi paquete, directo desde Europa (qué maravilla). Más tarde, apareció (por fin) y me cobra una “tasa” de Bf 1,50. Yo, extrañado le pregunto al respecto (porque fue primera vez que me cobraron), y me responde que ellos siempre cobran esa “tasa”, que no era nada nuevo y tal.

Lo irónico del caso, es, siempre he recibido mis CDs de Ubuntu, en 6 semanas y totalmente gratis, y esa vez, me lo cobraron, aparte del retraso de casi 3 meses. Pero bueno, sólo fue esa vez, cuando recibí mis CDs de Ubuntu 8.10... efectivamente los recibí a las puertas de mi casa, sin recibir notificación alguna de cobro, etc., dentro del período estimado de 6 semanas.

Y comento esto (aparte de mi “sequía de Internet” en estas últimas 2 semanas), en vista de que al amigo twittero @joserafael, recibió no hace mucho, una notificación para retirar sus CDs de Ubuntu 9.04, no sólo para pasar por IPOSTEL... ¡sino hasta por el SENIAT!, tuvo que consignar hasta su Registro de Información Fiscal (R.I.F.), comprar estampillas, y lo típico que se hace al momento de importar mercancía. Es decir, a efectos de la nación, a él le pecharon sus CDs gratuitos, cuyos gastos de envío desde el exterior ya vienen pagados y declarados, y cuyo valor comercial es CERO.

Cabe recordar, que, como material educativo y sin valor comercial, los mismos no tienen por qué considerarse o ser declarados ante la nación (o al menos, declararse más no cancelar algún impuesto o “tasa”).

Quedan muchas interrogantes. En mi caso, yo pienso que la señora que me atendió en IPOSTEL, tuvo un mal día o no tenía dinero en efectivo para comprarse una gaseosa y pasar el almuerzo, y embestida como autoridad pública, abusó de mi sana confianza. En el caso del amigo @joserafael yo pienso que las autoridades que lo atendieron estaban reuniendo para algún viaje de vacaciones o tenían días que no cobraban (así como los fiscales de tránsito terrestre, que actúan y se le ven las caras en las calles y avenidas venezolanas “los 15 y último”).

Por si la gente, o más bien, las autoridades tributarias no saben leer (o son como cuando yo era un niño, que todo lo que estaba escrito en inglés no eran más que garabatos sin sentido), comparto las etiquetas (o “stickers”) que vienen adjuntas en los paquetes enviados por Canonical, en donde como podrán ver, expresan sin más ni menos (y obviamente) que el contenido no es más que material para uso NO comercial y para propósitos meramente educativos (es software, es tecnología, es cultura).


El paquete de OpenSolaris, enviado por Sun de forma gratuita y con los gastos de envío previamente cancelados en el extranjero.

Sun también envía completamente gratis por correo los CDs de OpenSolaris, ya con los gastos completamente pagos y especificando que se trata de software gratuito y sin valor comercial.

Vivimos en el siglo XXI, donde la tecnología, información y cultura van pegados uno con otro, pero aun así, quienes llevan las riendas de un país, viven aferrados al atraso (y retraso) existencialista, donde ven cosas como estas, a manera de amenaza para nuestro desarrollo.

Otra cosa, que no me parece graciosa, para quienes han realizado alguna compra por Internet (bien sea antes o durante la implementación del “control cambiario”), toda compra no superior a los US$ 100,00 no está sujeta al pago de “vacuna”... “nacionalización”, a menos que de la noche a la mañana, esa normativa la hayan modificado, como siempre, atentando contra los ciudadanos que tenemos derechos como los tienen en el resto del planeta.

Es un completo abuso de las autoridades venezolanas, y sería bueno denunciar o al menos llamar la atención por estos atropellos. De seguro cualquiera que se haya visto en la misma situación, se harán ricos de la noche a la mañana, “explotando” los CDs de Ubuntu y así competir contra el resto del mundo y ser el primer país del planeta en donde el software libre es un negocio oscuro y potencialmente lucrativo.


Vea también: El Seniat pone trabas para recibir los cd de Ubuntu - El blog de José Rafael