febrero 11, 2010

Google Buzz: primeras impresiones

Después de 10 horas de uso, ha llegado el momento de hacerle un "sano juicio". Para empezar, no es un "tuiter" ni un "plurk", sino más bien se orientado hacia una especie de "friendfeed", ligado con el Latitude (notable si lo usamos desde el móvil, claro) y tomando prestado la indiscreción social del Facebook. No se puede comparar con un solo producto o red social, sino la mezcla de varios (y como bien sabemos todos, por mucha mezcla que se haga el resultado puede que no sea el deseado).

Pero bueno, no le busquemos tantas cosas negativas o positivas al asunto, acá algunos detalles de los cuáles podemos sacarle provecho o tener cuidado con el más reciente juguete de Google (y del por qué no le hará mucha cosquillas a Facebook o Twitter).

El "fracaso" (o decepción) de Google Wave para muchos, radica en lo confuso (o muy "futurista") que éste resultó, amén del tiempo de espera mientras éste recarga (pero tampoco debemos olvidar que, Google Wave está programado para ser lanzado "oficialmente" a largo plazo, cuestión de meses o hasta un par de años para verlo funcionando de verdad, verdad). Pero esperar mucho tiempo puede ser potencialmente negativo para tantas expectativas.

Google Buzz, llega para llenar ese "vacío social" que dejó entrever el Wave, donde vemos otra clara diferencia entre los dos servicios es precisamente eso, Wave es un asunto cerrado en el que invitas a tus contactos, mientras que Buzz es todo lo contrario, donde ser invitado es una opción y dejar todo a la luz pública es una prioridad, y una norma (pero eso no implica que se puedan establecer reglas de privacidad, mediante el uso de grupos o irónicamente, acotando ciertos aspectos de los elementos compartidos vía e-mail).

¿Tiene mucho que perder Google con su Buzz, en caso de "fracasar"? Pues no, la verdad que no. Por muy alocada que sea la idea (y por muy desastroso que pudiera ser en un futuro al manejar tanta información entre tantos contactos), Buzz forma parte de dos servicios tan básicos como imprescindibles: Gmail y Reader, además del monísimo Latitude para móviles, dónde el protagonista es el usuario y la necesidad "incipiente" de querer compartir en todo momento qué se hace y (ahora) en dónde se hace.

El atractivo para Google se encuentra al momento de compartir lecturas (feeds de blogs, tumblelogs, etcétera); muchos usuarios verán lo conveniente que es el hecho de hacer llegar mejor contenido a personas hambrientas de información (y que no es igual ni lo mismo al nivel de chismes que existe en la actualidad en Facebook).

Y donde hay flujo de información, también hay flujo de dinero, y es aquí donde el brazo verde de AdSense hace su aparición y aprovechar la contextualización del contenido de los feeds compartidos, donde sin mucho ni poco, se despliega "sin problema alguno" (a la vista de Google, claro está). Existe el temor de la propagación de spam a futuro, pero, ya sería asunto de usar el sentido común para determinar que es para nosotros spam o no.

Como toda "nueva idea" de Google, siempre resulta confuso seguirle el ritmo a las cosas desde un principio (la adaptación más fuerte, sin duda, fue acostumbranos en aquel entonces, a tratar en Gmail, nuestros mensajes por etiquetas y no por carpetas, como toda la vida), y Buzz no es la excepción.

Sí, ya tenemos FriendFeed que es casi lo mismo, pero una falta grave acá es una herramienta para categorizar o etiquetar contenido, no basta sólo agrupar contactos para distribuir lo que se quiere compartir al momento, sino también para el contenido que nos llegue... y todo, de forma lineal.

¿Por qué Google insiste en tener una red social, cuando el mismo buscador ya es social? Porque no tiene de quien "arrecostarse", ya que Facebook, la red social más visitada en el planeta emplea el motor de Bing, Yahoo! emplea Bing como base, Canonical le dio un espaldarazo a Yahoo! como buscador oficial para su próxima versión (Yahoo! = Bing), y ya por allí notamos la preocupación de Google de buscar alguna forma de hacerse hueco en lo social. Microsoft desistió y estableció su alianza con Facebook, así que no veremos un movimiento mayor... por los momentos.

Y si se trata de "originalidad", desde hace mucho tiempo, tanto Microsoft como Yahoo! han venido implementando complementos sociales en sus servicios de correo electrónico, por ejemplo, el ver las novedades de red de contactos desde la página principal, al iniciar sesión, solo que, como ya he comentado, el paso adelante que ha dado Google, es más que todo la geolocalización del contenido y la portabilidad, en todo momento de lo que sucede (ah sí, Twitter también es así, resumidos en 140 carácteres).

En "conclusión" (preliminar): Buzz no es Twitter ni Plurk ni Tumblr, tampoco es Facebook (aunque sí puede representar un problema de privacidad), tiene aires de FriendFeed con complejo de Latitude.

Google jamás logrará ser exitoso en lo social por una sencilla razón: MySpace, Facebook y Twitter nacieron de la necesidad (de sus creadores) de querer compartir elementos con un pequeño nicho de usuarios (compañeros de clases o de trabajos); su popularidad se debió en lo práctico y simple (hasta cierto punto) de su funcionamiento. Google, en cambio quiere aglomerar todas esas funciones en "algo" (no sabemos si Buzz será ese "algo" definitivo), no para satisfacer nuestras necesidades o caprichos sociales, sino para sobrevivir a esta tendencia.

¿Sugerir a Google que se compre una red social? Ehh... compró a Orkut y no lo ha sabido explotar. Compró a Jaiku y lo dejó en el olvido liberándolo como proyecto "libre". Google tiene buenas ideas, pero su musa para echar a andar a volar sus andanzas en lo social, no le está haciendo favores... por los momentos.

Si quieren salir ganando, solo es cuestión de que algunos de sus empleados tenga una necesidad simple y convincente de querer compartir a un reducido grupo de usuarios. Del resto la voz correrá sola.

¿Tú qué dices?

> Web: Google Buzz